sábado, 8 de diciembre de 2007

el poder del dinero sobre las garantías individuales

Todavía no salgo del asombro por el paradójico anuncio (que hizo hace poco más de una semana) la también paradójica CONDUSEF dependiente de la SHCP(acá hacienda).

Paradójica porque se supone (por el nombre), se dedica a la protección de los usuarios de los servicios financieros, ¿y de los que nos son usuarios qué?.

Bueno, el asombro en sí es referente al "nuevo" registro: REUS (Registro Público de Usuarios que no deseen información publicitaria de Productos y Servicios Financieros). Eso de la publicidad no deseada es lo mismo que el spam del correo electrónico pero en tu teléfono.

En otros países, la práctica del spam es penada. En el nuestro al parecer no, pero ya están "tomando medidadas" para "protegernos", ¿cómo?: exponiéndonos más.

Pero primero lo primero, alguien recuerda algún artículo de la constitución, que dice más o menos así: "nadie puede ser molestado en su persona ...", si no, ayuda: es el artículo 16. Y bueno, la publicidad no deseada es curiosamente una forma de molestar.

Pero que sucede, para protegernos, hay que registrarse y avisarles que nos molesta su publicidad, y no al revés, ellos no se imaginan ni tantito que es normal, al contrario, creen que deseamos tanto su engañosa publicidad que les estaremos demasiado agradecidos porque se tomaron la molestia de llamarnos a nuestras casas. No me crean a mi, pero yo siento que lo correcto sería lo contrario: que sólo te hablen cuando explícitamente les solicitas información. ¡Que absurdo!.

Y bueno, ahí no acaba la cosa, hay que tener toda la información centralizada para que sepamos quienes no quieren la susodicha publicidad, claro, ese registro será la diana más cotizada, y dicen que no hay de qué preocuparse que -esa información está protegida- (entiendo que sólo por leyes) y que -no se le dará otro uso-.

¿Pero en qué cabeza cabe? poner un tarro de miel en medio de los osos. Tarde o temprano, por la vía tecnológica o más fácil por la humana, parte (si no toda) esa base de datos se va a comprometer, y entonces sí, adiós al objetivo del mismo registro, y en valde el enorme gasto que implico esto. Si sólo se van a proteger el uso de ese registro por leyes, mejor que protejan las garantías individuales de los ciudadanos y no gasten en un registro a lo menso.

A lo mejor alguien es lo suficiente crédulo para seguir el juego de la CONDUSEF, pero definitivamente yo no. Yo me atrevería a pensar en cómo los bancos ayudados por el gobierno tienen el poder de interpretar de cierta forma (no tan lógica) algunos derechos de los individuos.

1 comentario:

ixmael.arts dijo...

Jajajajaja, no pense tan profundamente en este tema cuando salió a la luz pero desde un principio me dió risa.
Es como cuando uno contrata el servicio telefónico de Telmex: te regalan servicios durante tres meses y después te los cobran, para que no te los cobren debes tú llamar para que sepan que no lo quieres. A mí me desagrada que uno debe preocuparse más por lo que no quiere que por lo que quiere :P